La exnovia del atacante de Dayton afirma que él estaba fascinado con los tiroteos masivos

0 0

Adelia Johnson dice que estableció un vínculo con el atacante de Ohio Connor Betts sobre sus experiencias con enfermedades mentales. Pero ella dijo que está mal atribuir la masacre únicamente a su condición.

Comenzaron a salir después de conocerse en enero en una clase de psicología social en el Sinclair Community College de Ohio, dijo.

Betts estaba “fascinado” por los acontecimientos y tragedias actuales, incluidos los tiroteos masivos, dijo. En ese momento, dijo, nada sobre sus intereses le hizo ponerse a pensar dado sus estudios.

“Era su enfoque principal como persona de psicología. Estaba interesado en lo que hace que personas horribles hagan cosas horribles”, dijo Johnson a CNN.

Sabía que los tiroteos masivos eran “horribles”, dijo, “y quería saber qué lleva a una persona a hacer esas cosas”.

Ahora que Betts ha sido identificado como el autor de un tiroteo en el centro de Dayton que dejó nueve muertos y docenas de heridos, Johnson dice que está tratando de reconciliar a la persona que conocía con la magnitud de la tragedia.

Johnson compartió un relato de su relación en una publicación de Medium el martes. “Esto no es una excusa para Connor Betts. Es solo el Connor que conocía”, decían las primeras líneas de la publicación.

Ella le dijo a CNN que sabía que él tenía armas, “pero es el Medio Oeste, así que no es una gran noticia que la gente tenga armas”.

En su primera cita, Johnson dijo que Betts le mostró un video de un tiroteo masivo y le explicó paso por paso lo que sucedió. Ella sentía que no era anormal que un estudiante de psicología estuviera fascinado por los “horrores de los humanos”, dijo.

Por otro lado, “él fue un perfecto caballero durante toda nuestra relación”, dijo en la publicación de Medium. “Nuestra relación consistía principalmente en que salíamos a beber y hablar sobre nuestras enfermedades mentales; él me contaba sobre tragedias mundiales y yo hablaba sobre programas de televisión”.

Ella dijo que él le contó que tenía trastorno bipolar, y ella le contó a él que tenía depresión, ansiedad generalizada y trastorno por déficit de atención.

“Formamos un vínculo a través del humor sobre la depresión, algo que solo las personas que han estado ahí entienden realmente y encuentran gracioso. Bromear sobre las enfermedades mentales personales es una de las herramientas más importantes para enfrentar el problema de la salud mental”, escribió.

Cuando comenzó a hablar sobre sus “pensamientos oscuros”, como querer lastimarse a sí mismo o a otros, Johnson dijo que los entendía como un “síntoma que tenemos que aprender a manejar”.

La mayoría de la gente podría llamar a tales incidentes “banderas rojas”, dijo, pero ella no los vio de esa manera.

Luego, algo sucedió en mayo que cambió su perspectiva.

Ella dijo que él le pidió que pasara por una casa para dejar una carta. Cuando le presionó, dijo, él le contó que era la casa de una exnovia y que la carta tenía amenazas. Cuando ella le preguntó al respecto, “trató de minimizarlo como una broma”, escribió en Medium, “pero sabía que no era eso, así que seguí adelante”.

Ella dijo que él luego reconoció que a veces tenía “deseos incontrolables de hacer cosas”, como incendiar casas.

“Esa fue la bandera roja y fue cuando me fui porque no me quedaría para eso”, dijo a CNN.

Ella dijo que rompió con él por mensaje de texto “porque no sabía cómo reaccionaría, así que quería una distancia segura”.

Ella dijo que también le envió un mensaje de texto a su madre y le contó lo que sucedió. Ella la instó a “vigilarlo, porque me preocupaba por él y quería que estuviera a salvo”, dijo a CNN.

Ahora está tratando de procesar lo que sucedió, dijo.

“Estoy sorprendida de que lo haya llevado a este nivel”, dijo. “No me sorprende que haya hecho algo horrible, porque tenía problemas no tratados y había tantas cosas y hay tantas cosas que la gente no va a saber”.

“No pensé que dispararía a extraños, especialmente a su hermana”, agregó.

Ella dijo creer que su salud mental puede haber contribuido a sus acciones como un factor en una tormenta de posibilidades.

“Este es un tema mucho más complicado que solo una enfermedad mental o solo el control de armas”, dijo a CNN.

“Siempre se cataloga a los asesinos con enfermedades mentales. Hay millones de personas con enfermedades mentales que no andan disparando a las personas. Yo incluida. No somos personas peligrosas y aterradoras. Pero es un factor”.

Johnson dijo que Betts creía, como ella, que a las personas con enfermedades mentales no se les debería permitir tener armas. “No sabes qué personas con enfermedades mentales serán las pocas raras como él, y quién estará en la mayoría de los completamente inofensivos”, dijo. “Pero poner una pistola en sus manos podría provocar pensamientos que de otra manera nunca hubieran tenido. No es un riesgo que debamos correr, no importa cuán divertido sea disparar”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.